Colectivo Axolotl, los gritos del espíritu

Arte urbano, un discurso reflexivo para reafirmar la vida en tiempos de crisis, emergencias, caos y miedo

Notimex
La Jornada Maya

Ciudad de México
Domingo 5 de abril, 2020

Con la idea de abrir la puertas a la vida, de crear un dialogo, retroalimentación, dejar huella en el tiempo o evidenciar las circunstancias que les tocan vivir a diferentes grupos sociales en varios territorios del México de este siglo, hace 10 años nació el Colectivo Axolotl, grupo interdisciplinario de artistas enfocados en el arte urbano en el país.

“Nacimos en el momento en que el arte urbano, todavía, estaba satanizado y mal visto; se pensaba que era un arte callejero, vulgar; poco agradable visualmente. En pocas palabras, se le relacionaba con lo criminal, con los parias, con los vagos, la delincuencia y la drogadicción”, comenta en entrevista con Notimex, el cofundador de Colectivo Axolotl, Oscar Sandoval.



Sin embargo, Sandoval dice que gracias a la resistencia, a la pasión y al trabajo artístico de varios grupos de este arte, también conocido como street art, poco a poco la sociedad se abrió a este discurso y representación visual; ya que las personas empezaron a mirar distinto hacia tal sitio, descubriendo que estas obras eran afines a su comunidad, pues les daban identidad o simplemente un momento para alcanzar una dosis de paz.

“El graffiti es una expresión no estética, es una expresión momentánea a través de grafismos que tratan de representar inconformidad social, sin tener un estudio previo; el arte urbano son intervenciones en la calle o espacios abiertos con una noción-discurso del mural como medio de expresión artística”.

En este sentido, gracias a esta evolución del arte urbano o street art durante los últimos años en México, fue como el Colectivo Axolotl logró durante 2017 ser seleccionado para hacer el mural conmemorativo de los 15 años del Centro Cultural de España en México, ubicado en el Centro Histórico de la capital del país.



“Sin temor a equivocarme, me parece que para todos integrantes de Colectivo Axolotl ese ha sido nuestro proyecto más importante, el que fructificó los esfuerzos y obstáculos a vencer desde que iniciamos este proyecto. Fue un mural monumental de 15 metros de alto por 6 de ancho en la parte central del inmueble”.

Arte urbano y los gritos del espíritu

Oscar Sandoval comenta que su proyecto se ha dado a conocer gracias a las posibilidades que dan las redes sociales; desde ahí, los han contactado instituciones públicas y privadas que han ido incorporando el arte urbano a sus espacios, como una manera de sentir a la expresión artística como parte de su vida cotidiana.



Por eso el confundador de Colectivo Axolotl señala: “Hemos trabajado para organizaciones de diferentes ramos; en librerías de prestigio frente a Bellas Artes, en universidades públicas y privadas, en institutos de cultura, en hoteles, en empresas, en casa de escritores y algunos municipios de diferentes partes de la República mexicana”.

Sandoval, quien también es artista plástico, comenta que Colectivo Axolotl inicialmente quería representar, a través de la gráfica, ciertos toques de la estética prehispánica, pero poco a poco, los fundadores se fueron enfocando a diferentes estilos porque cada quien descubrió una manera muy diferente de pensar su arte:

“Por ejemplo, mis orígenes son de la huasteca oaxaqueña; a mí me gusta mucho representar la figura humana, la fantasía, el realismo, mezclados con animación japonesa; Andrés Arturo es más de la vieja escuela, más del diseño de personajes y letras; Julio es más de diseño de planos y caricaturas; y Eduardo, arquitecto, tiene una visión mucho más constructivista acerca del arte”.



De esta manera, para el artista visual y plástico, el arte urbano “es un diálogo que no se puede deslindar del contexto en el que pintaremos, del contacto directo con las personas, con el lugar, con investigar lo que estás haciendo, con los usos y costumbres de cada grupo social que visitamos; eso es nuestro parámetro para poder intervenir con nuestro arte”.

Antes de despedirse para pensar el próximo proyecto que dé cuenta de la pandemia global que ha tenido el poder de encerrar en sus casas a millones de personas, sin distinción de clase; Oscar Sandoval recuerda: “el arte es importante porque, en momentos de crisis, de emergencias, de caos, de miedo, es una reafirmación de la vida, es un grito dentro del espíritu colectivo para reafirmar la existencia”.