A falta de implementos, barrendero hace sus propios cubrebocas

Utiliza disntitos utencilios comúnmente desechados

La Jornada Maya
Foto: 'La Jornada'

Ciudad de México
Domingo 26 de abril, 2020

La recolección de basura es uno de los trabajos esenciales que no pueden parar, incluso ahora, pese al riesgo de salir a la calle durante la pandemia por COVID-19.

Con escoba en mano y su tradicional uniforme anaranjado, los barrenderos son héroes anónimos encargados de la recolección de la basura que se genera en hogares o negocios, además de que mantienen limpias las calles. La mayoría del personal hace esta labor sin protección de guantes, caretas o cubrebocas, implementos necesarios para evitar contagios. Pese a la falta de ellos, los espacios públicos, jardines y calles están limpios, libres de desechos.

José Javier Eguía Bautista, barrendero desde hace 18 años, no ha podido quedarse en su hogar por la cuarentena: tiene que salir todos los días a hacer su trabajo con miedo, arriesgando su propia vida y la de su familia. Él toma las medidas necesarias de sanidad antes de llegar a su casa, pues desde que comenzó la emergencia por el coronavirus, comenzó a fabricar diversos prototipos de máscaras con desperdicios industriales para protegerse y evitar ser contagiado.

"Todo lo que he hecho de máscaras ha sido para protegerme del coronavirus. Mira, yo hice este aparatito, como no hay cubrebocas ni nada... Lo armé con un bote de 10 litros de agua, una mascarilla para pintar y estas mangueritas".

Identificar desechos de uso personal

"Las conecté con silicón, de forma que pueda respirar para salir a trabajar y tener un poquito más de protección. Que nos den lo que se necesita para estar con esto del coronavirus, como nos han dicho. ¡Nosotros ya tenemos anticuerpos, ya no nos hace nada!", comenta José Javier Eguía mientras barre frente al grafitti de una enfermera.

Los barrenderos son parte fundamental de la cadena de trabajos que no pueden parar durante la presente emergencia sanitaria.

Por eso, la importancia de que las autoridades les den los insumos necesarios para realizar su trabajo; también es primordial que las personas separen su basura e identifiquen los residuos sanitarios con la leyenda ¡No, abrir, peligro! Esto ayudaría mucho a que los trabajadores de limpia continúen realizando su trabajo sin temor a ser contagiados.

Edición: Emilio Gómez