Jugar para los Leones significó todo en mi carrera: Jesse Castillo

La afición yucateca me impulsó y me hizo mejor, destaca el dos veces Más Valioso

Antonio Bargas Cicero
Foto tomada de la Guía Oficial 2007 de los Leones de Yucatán
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Jueves 7 de mayo, 2020

Jesse Castillo será recordado siempre en la cueva por el cañonazo que superó la barda del jardín derecho del Kukulcán Alamo para concretar un improbable tercer título de los Leones ante unos temibles Sultanes de Monterrey y desatar una de las mayores celebraciones que se han visto en el parque de la Serpiente Emplumada, tras uno de los desenlaces más inolvidables en la historia de casi 70 años de la organización selvática.

Ese jonrón, quizá el más memorable en todos los tiempos en la Liga Mexicana, que definió uno de los duelos de Serie Final más dramáticos, fue el momento cumbre de la estancia de alrededor de una década del cañonero en tierras yucatecas, que marcó la carrera estelar del dos veces Jugador Más Valioso de la LMB, principalmente por la oportunidad que recibió para poder hacer realidad un sueño y el apoyo y exigencia de una afición a la que le guarda gran cariño. En entrevista con La Jornada Maya, Castillo, quien espera tener la posibilidad de resurgir este año con su nuevo equipo, los Bravos de León, tras perderse todo 2019 al rehabilitarse de una grave lesión en la rodilla izquierda, afirmó que “portar la casaca de los Leones de Yucatán significó todo dentro de mi carrera en el beisbol profesional. Por la simple y sencilla razón que fue la organización que me dio la oportunidad de poder cumplir mi sueño de jugar beisbol al máximo nivel”.

“Fueron más de 10 años los que estuve vinculado al club y viví momentos inolvidables, independientemente del campeonato de 2006”, agregó el toletero de 37 años. “Mi llegada en 2001 a tierras yucatecas empezó a marcar mi historia como pelotero. Hice grandes amigos en ese ciclo con Yucatán y todavía tengo comunicación con ellos, esas son cosas que te marcan de por vida. Haber tomado mi primer turno como profesional vistiendo la casaca de los Leones no tiene precio”.

Con el cuadrangular para liquidar a Monterrey se dio a conocer y luego de eso Jesse ha hecho mucho más para consolidarse como un astro de la pelota mexicana y orgullo de los melenudos. Además de sus premios al Jugador Más Valioso con Rieleros (2017) y Acereros (2018), fue al Juego de Estrellas con cinco equipos diferentes, el primero Yucatán (2007), y fue el “MVP” en 2017 en Campeche. “Todo lo que pasé con los Leones lo tendré guardado siempre en la mente y corazón, y estoy muy feliz de que un pedazo en la historia de la organización pueda llevar el nombre de Jesse Castillo”, expresó con emoción.

La afición local, con la que dijo estar siempre agradecido, jugó un papel importante en su crecimiento en los diamantes. “En mi ciclo con el equipo siempre recibí muestras de cariño y apoyo dentro y fuera del terreno”, señaló. “Siempre va a haber altibajos como pelotero, pero la afición de Yucatán es muy noble y conocedora y sabe que hay que exigirle al pelotero para tratar de sacarle lo mejor de sí mismo y eso hicieron. Lograron sacarle la madurez y experiencia a un joven cachanilla, que iniciaba su camino. Lograron que se desarrollara y estableciera en el mejor beisbol de México. Mi respeto y admiración para ellos”.