Trabajo en conjunto para minimizar la 'huella' del Tren Maya, anuncia Luis del Villar

“Somos respetuosos de la suspensión que en este momento nos restringe actividades en Xpujil”, aseguró

Abraham Bote
Foto: Render
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Miércoles 13 de mayo, 2020

La federación está haciendo los estudios necesarios para minimizar los impactos del megaproyecto ferroviario en el medio ambiente y en las comunidades, aseguró Luis Miguel del Villar Ponce, coordinador ambiental del Fonatur-Tren Maya, agregando que trabajan en coordinación con institutos, dependencias, universidades y académicos.

“Se están haciendo los estudios que permitan garantizar que habrá el menor impacto posible al medio ambiente y a la fauna de la región, y luego ya en la operación buscar medidas de mitigación y compensación que aseguren la no afectación de los recursos naturales que hay alrededor”, manifestó.

El especialista afirmó que se respetarán las dos Áreas Naturales Protegidas (ANP) por donde pasará el Tren Maya en el Tramo 7: la reserva de la biosfera de Calakmul y Balamkú.

En Calakmul, donde hay un juicio de amparo interpuesto por comunidades mayas que buscan la suspensión definitiva del proyecto, dijo que de ser necesario cambiarían la ruta si así lo determinan los jueces y autoridades.

“Somos respetuosos de la suspensión que en este momento nos restringe actividades en Xpujil”, aseguró.

Explicó que para el 80 por ciento de los trabajos del Tramo 1, cuentan con una extensión en materia de Evaluación de Impacto Ambiental, por parte de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), para el mejoramiento dentro del derecho de vía existente; en el 20 por ciento pendiente tendrán correcciones en algunos tramos fuera del derecho de vía que serán intervenidos hasta contar con los permisos correspondientes.

Precisó que están terminando los estudios de Impacto Ambiental, y en el transcurso del mes se entregarán a la Semarnat para su evaluación y posterior aprobación, y de este modo, continuar con la adecuación y corrección de la dirección de la vía, pues la actual presenta curvas muy cerradas.

Para el proceso de evaluación y determinación del trazo, trabajan en coordinación con organizaciones como el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el cual determina si va o no.

“Todos los tramos que vamos trabajando en ingeniería básica donde hacemos los estudios y determinaciones de carácter geotécnico, primero nos lo tiene que liberar el INAH y además nos acompaña”, y agregó que también trabajan con los directores de las reservas que autorizan el acceso y verifican antes de que se haga alguna acción.

Ante la preocupación de diversos grupos ambientalistas y agrupaciones sobre los posibles impactos ambientales, ecológicos y sociales que pudiera ocasionar el proyecto, aseguró que se han incorporado como asesores y consultores a grupos académicos de universidades como la Autónoma de Campeche, de Tabasco y la Autónoma de Yucatán.

También, aseguró, han mantenido un diálogo permanente con las comunidades, las cuales permitieron estudiar y levantar datos en sus predios y en algunos casos fueron los guías e interlocutores con los ejidos. Trabajaron con dependencias y ONGs para crear Unidades de Manejo para la Conservación de Vida Silvestre (UMA) en determinados puntos.

Pasos de fauna

Luis Miguel del Villar Ponce señaló que, con la información obtenida al momento, ya identificaron algunos sitios donde construirán pasos de fauna, por lo que ha empezado el proceso de licitación.

En el primer tramo, estiman construir entre cuatro y 10 pasos, que pueden ser superiores o inferiores, aunque todos tendrían que ser por puente, por lo que esperan los estudios de los especialistas para mejorar las ubicaciones y características.

Edición: Ana Ordaz