Riesgo de rebrotes en CDMX por relajar la disciplina: Sheinbaum

A 15 días de que concluya la jornada de sana distancia el número de personas en las calles aumentó

Rocío González, Ángel Bolaños, Josefina Quintero y Elba Mónica Bravo
Foto: Víctor Camacho
La Jornada Maya

Ciudad de México
Domingo 17 de mayo, 2020

Ante el notorio incremento de movilidad en las calles desde el viernes, la jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, advirtió que continúa en ascenso el número de personas hospitalizadas por COVID-19, por lo que pidió a los capitalinos mantener la disciplina y continuar con el aislamiento y la sana distancia.

"Es importante que para que el valle de México pueda entrar a la nueva normalidad muy pronto, de manera escalonada, nos mantengamos en casa, pues estamos todavía en fase de semáforo rojo, en alerta sanitaria", puntualizó en un mensaje difundido por redes sociales después del mediodía de este sábado.

Desde las instalaciones del C5, la mandataria capitalina afirmó que junto con el gobierno del estado de México se prepara un programa para la reapertura de negocios y retomar las actividades económicas en la zona metropolitana, pero por ahora es indispensable continuar con las medidas establecidas durante la crisis sanitaria.

"Sigamos con la disciplina que hemos tenido hasta ahora, que ha sido muy importante, sino fuera por ella, por la colaboración de todos los habitantes de la ciudad, en este momento habríamos desbordado la capacidad hospitalaria".

A menos de 15 días de que concluya la jornada de sana distancia, el relajamiento social se incrementó; desde muy temprano, en distintas zonas de la capital del país, se observó, sin llegar a las aglomeraciones, un mayor número de personas pasear en pareja, grupos de amigos o familias, la mayoría sin cubrebocas.

El movimiento se reflejó en las principales vialidades, que pasaron de estar desiertas en días previos a registrar una inusual carga de automóviles. Con ese ir y venir también regresaron a los cruceros muchos vendedores de todo tipo de productos: desde las habituales flores, cigarros, dulces y bebidas energetizantes, hasta la oferta de cubrebocas y caretas.

Ya sea por necesidad, hastío del encierro o por ser fin de semana de quincena, en sitios como la zona de La Merced hubo gran afluencia de personas y automotores, particularmente sobre Anillo de Circunvalación y Fray Servando Teresa de Mier, donde se hallan las distribuidoras de artículos para el hogar elaborados con plástico. Ni el calor de 28 grados que se sintió pudo menguar las ganas o la necesidad de estar afuera.

En la alcaldía Cuauhtémoc, pasadas las 14 horas, más de una veintena de adolescentes con patinetas y bicicletas realizaba saltos en el parque de la colonia Tránsito, contiguo a la calzada San Antonio Abad, y sólo unos cuantos portaban cubrebocas, mientras en Benito Juárez pudo apreciarse a la gente que hacía filas afuera de restaurantes para llevar comida, así como en los cajeros bancarios.

En la colonia Condesa, sobre el camellón que divide la avenida Tamaulipas, el andar de los vecinos que salieron a caminar, correr o pasear a sus perros fue una constante. También se hizo visible la colocación de puestos en la vía pública con la venta de tamales y fritangas, al tiempo que trabajadores de negocios que no tienen actividad se acercaron a preguntar cuándo regresarán a sus labores.

Las tiendas de autoservicio no fueron la excepción. En Soriana de la colonia Del Valle las personas chocaban con sus carritos en pasillos donde se ubican las galletas, los productos congelados y el área de cremería.

Edición: Emilio Gómez