La reapertura de actividades en QRoo debe ser paulatina y por sectores: Inna Germán

Es "aterradora" la cifra de empleos perdidos por pandemia en el estado: van 70 mil

Carlos Águila Arreola
Foto: Juan Manuel Valdivia
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Jueves 21 de mayo, 2020

El regreso a las actividades en Quintana Roo debe ser paulatino, por sectores y no desbocado, consideró Inna Germán Gómez, presidente de del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) del Caribe.

Durante una videoconferencia, dijo que sus pronósticos se quedaron cortos en cuanto al número de empleos perdidos: 70 mil al momento, “una cifra aterradora en un estado donde no tenemos tanta población”; además, 20 mil personas tuvieron que regresar a sus lugares de origen debido al desempleo.

En la conferencia nocturna del pasado miércoles, el secretario federal de Turismo, Miguel Torruco Marqués, destacó la importancia de Quintana Roo como destino turístico y proveedor de ingresos. Dijo que el turismo aporta el 8.7 por ciento del PIB nacional, por lo cual es necesaria su reactivación.

Para lograr lo anterior, anunció Torruco Marqués, se retomarán los fines de semana largos, que permiten un incremento de hasta 7 por ciento en la ocupación hotelera. También se presentó el Lineamiento Nacional para la Reapertura del Sector Turístico, documento que establece las recomendaciones para la reapertura del sector en el país.

En el mismo acto, el subsecretario de Salud, Hugo López-Gatell, brindó un reconocimiento a las autoridades estatales y municipal de Cancún, por la tendencia decreciente en el número de contagios en la ciudad, que es un “importante sitio turístico estratégico para la economía mexicana”.

Sobre lo anterior, Germán Gómez señaló que “no estoy muy segura de que las cifras que tenemos sean totalmente ciertas. Me voy a basar en una en la que todos tenemos dudas y en la que en este caso sí es de vida o muerte. Sí lo veo muy arriesgado; considero que hay sectores que pueden esperar un poco más o que se vaya regresando a la actividad en forma paulatina para ir viendo qué pasa”.

Agregó: “Me preocupa mucho el tema de que si hay reactivación y regresa muy fuerte la contaminación, entonces se nos califique como un destino enfermo; eso nos puede afectar mucho más allá que volver a reabrir. Creo que la fecha que se dio del 1º de junio para reaperturar no debe ser para abrir todo de golpe”.

Y advirtió: “¿Qué pasaría si empezamos hoy abriendo y se nos reinfecta la gente? ¿Qué tanto se está previendo esa posibilidad? ¿Qué tanto estamos trabajando para tener la realidad de cubrir con hospitales, con servicio médico? Incluso, con cosas tan básicas como el número de doctores… eso es lo que no me queda muy claro”.

Apoyo financiero

Inna Germán dijo que “entre 80 y 90 por ciento de las empresas ha solicitado financiamiento o ha echado mano de créditos que tenía contratados previamente debido a que no hay ingresos pero sí gastos, y de algún lado tenías que sacar recursos para el pago de nóminas, en los que se va más de 80 por ciento de los recursos corrientes de cualquier negocio”.

Consideró que reiniciar actividades por sectores sería lo más indicado, como en el caso del de la construcción (el segundo más importante del estado tanto en generación de empleo como de economía), que reiniciaría el 1º de junio.

Estimó que el segundo sector que tendría que reabrir sería el administrativo porque el home office cambió todo el esquema: “Ese tema de empezar a dejar que la gente salga, con sus debidas precauciones, va a ser importantísimo, y dejar al final los sectores en los que ya hay congregación de gente”.

En cuanto a la reapertura de hoteles, la empresaria comentó que se ha platicado con los principales actores del sector y coinciden en ir abriendo por etapas, quizá con 20 por ciento de cuartos, lo que “creo que va a ayudar al destino sin generar contagios. Si ya aguantamos 70 días encerrados, unos 15 más no va pasar nada y sí ayudaría”.

Señaló que las ocupaciones superiores a 50 por ciento se verán hasta la temporada de verano del próximo año, y advirtió que “se tienen que cuidar los precios, no podemos malbaratar Cancún porque a largo plazo el problema va a ser sumamente grave; de por sí ya tenemos un destino con sobreoferta; al rato vamos a tener un destino en donde los precios se van a tener que bajar para cubrirla”.

Explicó que la forma de reclutar ya cambió; ahora se incluyen valores que hasta antes de la pandemia no había, como si se tiene alguna enfermedad crónica, no en forma despectiva sino porque “vamos a tener que cuidar más a esos trabajadores, incluida la gente mayor. Son los que tienen más riesgos”.

Edición: Elsa Torres