Que emprendimiento no sea sólo por la pandemia: Javier Venegas

El artesano elabora salsas de 20 sabores distintos

Joana Maldonado
La Jornada Maya

Chetumal, Quintana Roo
Jueves 28 de mayo, 2020

Con la invitación a los emprendedores a que no se trate solo de un fenómeno por la pandemia, Javier Venegas Hernández, quien ha comenzado durante este confinamiento un taller de carpintería, está convencido de que las microempresas serán las que “salven la economía de nuestro país” tras la contingencia. Venegas Hernández se dedica desde hace siete años a la elaboración y venta artesanal de salsas con ingredientes locales, pero la importante baja en su comercialización ha afectado sus ingresos.

Recientemente jubilado del Sistema Quintanarroense de Comunicación Social, en donde trabajó durante 30 años en diversos contenidos de radio y televisión, inició desde hace siete años una empresa familiar junto con su esposa: “La Chetumaleña” y desde entonces comercia salsas a base de chile habanero y recetas mayas.

Cada una de sus salsas lleva un texto cultural de la región, la forma de hablar, las costumbres e historia y por supuesto la gastronomía. Pero desde el mes pasado la venta de las salsas ha disminuido totalmente, “aproximadamente he vendido 15 cajas en dos meses, cuando antes se vendían tres mil salsas a la semana y ahorita se vendieron como dos mil en dos meses”.

A partir de su negocio de salsas y su gusto por la carpintería, él mismo empezó a confeccionar especieros de madera que comenzaron “a pegar muy bien”.

“A raíz de eso se me ocurrió hacer otras artesanías, por ejemplo las casas de madera que son icónicas de Chetumal y le puse a la colección ‘La casa voladora’, es una caja de dos aguas de caoba que se abre y contiene seis salsas y ya cuando consumen las salsas pues sirve de alhajero, entonces empecé a hacer más cosas”, relata y a partir del confinamiento ha elaborado otras cosas como tablas para cortar cebolla de pino y caoba, banquitos, mesas de servicio a cama, entre otras cosas.

“Ahora publico en el internet por ejemplo que están saliendo mesitas de servicio a la cama y me salen pedidos tres, cuatro o cinco; bancas y a cada cosa le pongo un nombre (…) Me dediqué a usar la imaginación que usaba antes para hacer programas de radio y ahora la uso para hacer cosas artesanales”, señala Javier Venegas.

Resalta al menos que esta pandemia le ha ayudado a sacar otras cosas que tenía en mente y piensa concretar su carpintería a penas pueda.

Venegas Hernández pone a disposición su número celular 983-124-0464 para pedidos de artesanías, carpintería o salsas de las que se elaboran de 20 sabores distintos.

“Hay una salsa llamada “ingue su” que es muy picosa, salsa quemada y hay también de zanahoria, cacahuate, tamarindo, pero también hay papadzul, chilmole, chiltomate, que son formato de salsa y esos son como para exhibición pero los tenemos en existencia también. Tenemos en botellitas de 150 ml., pero también en presentación de 750 ml”, concluye.

Edición: Elsa Torres