Ricky Alvarez buscará esquiva corona de la LMB en su ciudad natal

Al tijuanense se le ha escapado el triunfo con Leones de Yucatán y Sultanes de Monterrey

La Jornada Maya
Fotos: Toros de Tijuana

Tijuana, Baja California
Lunes 1 de junio, 2020


En sus ocho años de carrera, el pelotero mexicano Ricky Álvarez no ha alcanzado el campeonato de la Liga Mexicana de Beisbol (LMB), sin embargo espera conseguirlo en la venidera temporada con el equipo de su ciudad natal, Toros de Tijuana.

“Se me ha negado el campeonato, pero creo que por algo pasan las cosas y tenemos que seguir trabajando y a lo mejor me toca esa campeonato aquí con Tijuana, en mi ciudad, quizá se me esté guardando ese campeonato para que sea algo más especial”, comentó el apodado Wolverine en entrevista para el Podcast “Círculo de Espera Radio”.

El primera base tijuanense ha estado muy cerca de su primer título en la pelota veraniega tras portar las casacas de los dos monarcas de la temporada 2018: Leones de Yucatán y Sultanes de Monterrey.

Con los melenudos, en el primer certamen del 2018, Alvarez participó en su roster durante 47 juegos del rol regular y los playoffs del 2017 en un préstamo de Sultanes de Monterrey al equipo peninsular.

Posteriormente, el diestro regresó a los “fantasmas grises” y se midió a Leones, perdiendo la Serie del Rey en siete juegos.

Para la segunda mitad del 2018, los “regios” lo cambiaron a Rieleros de Aguascalientes por el aporreador cubano Félix Pérez y de nueva cuenta se le escapó el cetro, ya que sus ahora ex compañeros se coronaron al derrotar a Guerreros de Oaxaca en seis juegos.

El cambio que lo envió de Sultanes a Rieleros, y que le impidió ser parte de ese título que ganaron los dirigidos por Roberto Kelly en la temporada 2018.2, fue el que le abrió las puertas para cumplir con su sueño de jugar en Toros de Tijuana.

“Salí del equipo el año que quedó campeón Sultanes; en el segundo torneo fui cambiado a Aguascalientes, entonces si no me hubieran movido a Rieleros me hubiera quedado en Monterrey y podría haber sido campeón, pero no hubiera tenido la oportunidad de llegar a Tijuana, entonces todo esto es raro, pero es parte de este negocio del beisbol”, explicó.

Su deseo se hizo realidad en 2019 y el cañonero de 37 años no desaprovechó su localía al armar la mejor temporada de toda su carrera en la LMB.

“Siempre había querido jugar con Toros, desde que el beisbol regresó a Tijuana, pero eso no depende de uno, tienes que ser cambiado o comprado, en fin, tienen que pasar muchas cosas”, comentó.

Álvarez impuso marcas de Toros de Tijuana para una temporada con 159 hits, 29 cuadrangulares y 95 carreras empujadas.

“Obviamente me hubiera gustado quedar campeón en el primer año que llegué a Tijuana para así ya estar más tranquilo en años por venir, pero si estoy contento y sé que ese campeonato llegará”, concluyó.

Edición: Mirna Abreu