Juego de tronos

La única vía para quitar a López Obrador es en las urnas: Krauze

José Luis Preciado
Foto: Presidencia
La Jornada Maya

Martes 2 de junio, 2020

“Tanto nadar para morir en la Habana”, es una dicho muy común de los cubanos que buscaron emigrar cruzando hacia la otra orilla, Miami, o cualquiera era buena, menos la propia. Terminaron ahogados, frustrados o encarcelados en Cuba.

Así parece que le están jugando los de Frena (Frente Nacional Anti AMLO), al presidente Andrés Manuel López Obrador, buscando que renuncie, que se vaya. Tantos años de conocerlo en el terreno de la oposición y no saber que pecho a tierra y acorralado es como mejor embiste; en estas lides es muy poderoso, tanto así que de inmediato cogió al vuelo el pretexto, abrazó un tanque de oxígeno que requería para respirar, su respuesta denota que ha vuelto ser el mismo, le urgían bandos totalmente definidos, le insuflaron vitamina P de política terrestre; eso lo motivó aún más para abandonar el búnker del Palacio Nacional y comenzar de nuevo sus giras, sus viajes que no son otra cosa que confirmar su popularidad allí donde yace la pobreza y la diferencia social. Mientras sus oponentes se manifestaron en autos de lujo, algunos de ellos traían abierto el quemacoco y por allí sacaban la pancarta con las consignas; esa es la fuerza de López Obrador, tocar el arpa y dividir a la opinión pública hasta convertirla en lucha de clases, pobres contra ricos, los del a pie contra los del lujo. Hoy martes está en Mérida congratulándose de quién domina la escena: “No coman ansias, habrá revocación de mandato”, dice AMLO a ‘conservadores’.

Listo, el hombre se subió de nuevo a la ola, se reportó en modo electoral para preservar el poder en 2021, sólo podrá dimitir si el pueblo lo pide, pone su cuello a una guillotina sin filo, nunca le cortará la cabeza.

“¡Fuera López Obrador!” “¡Renuncia López Obrador!”, se leía en las cartulinas que portaban los manifestantes en una caravana que en Mérida congregó a unos mil vehículos que circularon por Periférico y algunas otras calles haciendo sonar el claxon.

Según el Frente Nacional Anti-AMLO, la estrategia del pasado fin de semana fue un éxito. Uno de los convocantes y quizás la cabeza más visible es Gilberto Lozano, quien fue parte del Consejo de Administración de Femsa y es fundador del Consejo Nacional Ciudadano; desde espacios muy confortables promueve videos en redes sociales. No hay imaginación para la estrategia. Me parece ver a alguien que acaba de dejar los palos de golf y lanza su video.

“¿Cómo viste la protesta?”, me preguntó uno de los empresarios que se sumaron a la caravana. “Fatal”, respondí de inmediato: no han comprendido que el presidente ya tiene el pretexto que tanto esgrime para dividir al país en dos bandos, todos los días en la mañanera lo está haciendo y ustedes al marchar así le dan la razón. Había que esperar y encontrar el momento y el punto ciego de López Obrador, ese lado débil está en el reclamo cada vez mayor de aquellos que le dieron el voto y hoy se sienten traicionados por este su plan de gobierno, que no era ni siquiera parecido al que esgrimió durante la campaña buscando el voto; eso es traición al país que le confío todo, incluso enemistades familiares. Era cuestión de tiempo, que pasara un poco la epidemia y el encierro. Eso sí, es muy lamentable la postura de los partidos de oposición. Está claro que de ellos no habrá nada nuevo y que será la sociedad civil la que genere conciencia sobre lo que le ocurre a este país, todavía no hemos visto las consecuencias de la pobre respuesta a la contingencia viral y las consecuencias económicas que vienen. En mi opinión, la caravana fue precipitada, denotó torpeza y falta de creatividad. Para AMLO es un anillo al dedo; algo así como: “¿Ya vieron quién es el enemigo de México?”.

Posdata

Lo del banderazo del Tren Maya en el tramo Mérida-Campeche fue providencial. En el fondo es sólo un pretexto para recorrer la campiña y pasar lista al ejército popular que está dispuesto a dar su vida por él, máxime ahora que ya se empiezan a distinguir las castas, clases, colores y bandos. Enrique Krauze lo dijo muy bien: la única vía para quitar a López Obrador es en las urnas.

joseluispreciadob@gmail.com

Edición: Elsa Torres