Balance de la Jornada

América levanta la cabeza; Chivas, en la cima

Marlene Santos Alejo
Foto: Víctor Camacho
La Jornada Maya

Lunes 20 de marzo, 2017


El América, a pesar de tener media docena de bajas, levanta la cabeza y asesta un golpe contundente al orgullo de los Pumas; las Chivas se mecen en los cuernos de la luna; el campeón Tigres es fiel a su costumbre de apagarse en los torneos Clausura, y con Cruz Azul simplemente no pasa nada.

Tras una semana de ayuno había hambre de buen espectáculo. Cruz Azul y Tigres se conformaron con muy poco, fueron víctimas de su inseguridad. Goles son amores y la gente salió decepcionada del estadio Azul, donde hasta Christian Chaco Giménez terminó cuestionando el sistema de un Paco Jémez cada vez más lleno de dudas.

Alan Pulido era la pieza que le faltaba a Matías Almeyda. Chivas hizo efectivos los pronósticos y además es serio aspirante a ganar la Copa Mx. Pumas y América no decepcionaron, fueron el platillo fuerte con la lamentable baja por lesión de Miguel Samudio, quien terminó convirtiendo en un hospital el plantel de Coapa.

En el afán de sacar ventaja, los directivos caen en sus propias trampas. Creyeron que la regla 10/8 era suficiente para tener vastos planteles, pero el América se topó con pared. Ayer quiso echar mano del costarricense Gerson Torres; sin embargo, resulta que está inhabilitado, ya que el atacante de 19 años fue inscrito en la categoría Sub-20. De última hora entró la joya Diego Láinez, de 16 años.

No todo puede ser negro, una gran luz se filtró y las Águilas lograron un triunfo de mucho eco. Si Pumas tiene a Nicolás Castillo, los amarillos cuentan con Cecilio Domínguez. El paraguayo se hizo presente para rescatar la victoria que amenazaba esfumarse tras una falla del portero Agustín Marchesín. La afición americanista tiene razón en añorar a Moisés Muñoz.

Jaime Lozano, el hecho en CU –también desdeñado por Pumas al grado de forzarlo al retiro en 2013–, se revela como un estratega prometedor y está realizando un gran trabajo. Tomó casi desahuciado al Querétaro y ya lo instaló en zona de liguilla. Los Gallos Blancos pintan para convertirse en el equipo sorpresa del torneo Clausura 2017.

La presión en el Veracruz llega a niveles como para enfermar a cualquiera. Carlos Reinoso dio un paso al costado por problemas de salud y cedió la papa caliente a Juan Antonio Luna y a Carlos Reinoso Jr, pero los escualos nada pudieron hacer ante las embaladas Chivas. Además, se perderán una buena taquilla ante La Máquina en la fecha 12, cuando cumplan el veto al estadio Luis Pirata Fuente.

Aun con varias bajas, el seleccionador Juan Carlos Osorio mantiene su apego al guion inicial y convocó únicamente a jugadores nacidos en México, por lo que la oportunidad llegó incluso para el joven rojinegro Luis Reyes, y hasta para Luis Montes y Elías Hernández, cuyo equipo, el León, es colista de la tabla general.

Los tricolores alistarán el encuentro del viernes 24 ante Costa Rica, correspondiente al hexagonal hacia Rusia 2017. Los ticos son seria amenaza, pues encabezan la eliminatoria y pisan suelo mexicano siempre con la ilusión de asestar otro aztecazo.

La fecha 11 tuvo ecos del paro arbitral. La lupa se posó sobre los silbantes, principalmente sobre los cabecillas de la Asociación Mexicana de Árbitros, cuyo trabajo se analiza con ánimo revanchista para llevarlos a juicio sumario.

Los errores fueron los habituales y tienden a aumentar en un deporte que día a día se torna más veloz y de fuerza física.

Tan imposible parece que los árbitros tengan un accionar perfecto, como que los jugadores dejen de engañar. Ahí queda el gol con la mano de Mauro Boselli que no pudo apreciar Luis Enrique Santander. Por lo pronto, los federativos ya encajaron en el calendario la fecha 10, que se jugará del 11 al 13 de abril.

Lo que resulta inaceptable es la conducta de técnicos como Miguel Herrera, que no abonan a la armonía. El Piojo lo mismo reclama a silbantes que a su propio público, siempre rijoso, siempre incendiario. Alguien incapaz de gobernarse a sí mismo no puede ser elegible para ninguna selección nacional.

Miguel Mejía Barón, auxiliar de Ricardo Tuca Ferretti y ex técnico del Tri, aprovechó un instante ante los micrófonos para acusar de doble moral al futbol mexicano, porque se escandaliza del divertido grito de puto, pero enmudece o aplaude actividades que propician violencia, dijo el siempre crítico de la UFC, empresa de artes marciales mixtas.

[email protected]