Escuchando a la bestia

Una columna periodística de cine reencarnada en la radio

Manuel Alejandro Escoffié
Imagen tomada de la web
La Jornada Maya

Viernes 11 de agosto, 2017

Comencé a escribir y a publicar la columna Los ojos de la bestia en este periódico hace poco más de dos años. Lo hice para descubrir si podía darme el lujo de olvidar todo lo que creía saber durante mi tiempo escribiendo críticas cinematográficas y volver a empezar desde cero. Re-educarme a mí mismo en cuanto a cómo ver, entender y apreciar el cine; y en el proceso, reinventar mi manera de hacer estas tres últimas cosas. Quería romper mi propio molde. Escribir ya no acerca de las virtudes y los desaciertos de estrenos en cartelera, sino acerca de aquello que me he acostumbrado a llamar la CULTURA CINEMATOGRÁFICA: Nuestra actitud tanto emocional como intelectual en calidad de cine-consumidores ante el medio cinematográfico y su impacto en el mundo desde diferentes puntos de vista (social, artístico, cultural, industrial, psicológico, espiritual, etc.). Dejar de tomar por sentado al cine y cuestionarlo hasta las últimas consecuencias. Conducirlo a estándares de discusión más allá de lo obvio. Inclusive inspirar a otros para hacer lo mismo. Esa fue y continúa siendo mi motivación. O sí se quiere ver así, mi pretensión. No presumo de haber hallado el hilo negro, ni de haber logrado por completo tales metas. Pero sigo trabajando en ello. Y con Los ojos de la bestia a punto de convertirse en un programa semanal de radio, con más razón.

Tomando prestadas las palabras de Travis Bickle, la idea había crecido en mi cerebro desde hacía tiempo. Hasta donde me consta, muchos programas de radio hablando sobre cine, o de temas cercanos a él, caen en la muy generalizada tendencia de retenerlo dentro de una canasta temática característica del formato de revista (en el caso de radio comercial, de la Farándula y los Espectáculos; en el caso de radio no-comercial, del Arte y la Cultura) para únicamente tratarlo en su sentido más elemental posible. Incluso con la mejor disposición de dedicarle un espacio entero al “séptimo arte”, rara vez hay conversaciones que no hayan sido armadas bajo un esquema diseñado en términos binariamente simplistas de obras y directores. Si bien no hay motivos para menospreciar por sí mismos a dichos formatos, su proliferación desproporcionada, junto a la tristemente difundida noción de que el cine no es más que un entretenimiento que no merece trascender dicha condición, constituyen los síntomas de la urgencia por construir una alternativa. O por lo menos, intentar construirla.

Cada semana, Jorge Carlos Cortázar Sabido y un servidor expondrán una problemática de la ya citada cultura cinematográfica que será explorada en una mesa de discusión con el apoyo de un invitado especial, un teléfono e inbox abiertos para recibir contribuciones del público y un intermedio musical con el cual amenizar la velada. Con rigor y a la vez con buen humor, Los ojos de la bestia en su encarnación radiofónica aspira a posicionarse gradualmente como un espacio crítico que anime al oyente a re-evaluar la naturaleza del cine por medio del dialogo entre sus participantes; de una manera incluyente, accesible y entretenida.

Tomando inspiración de una imagen evocada por un poema de William Butler Yeats titulado El Segundo Advenimiento, el motiff de la “bestia” representa, en nuestra visión particular, al espíritu feroz e implacable del que esperamos contagiar a la audiencia para “atacar” al cine en todas sus aristas posibles. Sin misericordia ni concesiones. Y justo través de sus ojos, a partir del 22 de agosto, invitamos a quienes leen estas líneas para acompañarnos todos los martes a las 19 horas en Radio Universidad 103.9 F.M. ¡Vivat bestiá, vanitate mortem!

[email protected]