'Vivir sin i', propuesta que combina poesía y ciencia ficción

Gabriel Vázquez critica dependencia tecnológica moderna

Héctor Cobá
Foto: especial
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Miércoles 25 de octubre, 2017

“La ficción es también crítica política, cultural, económica y social, que analiza, señala y cuestiona a la sociedad en la que los autores viven y hacia dónde se dirigen las mismas. Eso intenté hacer en Vivir sin i, partir de un qué pasaría si una mañana la tecnología nos abandona por un apagón total”, subrayó el autor de la novela de ficción escrita sin palabras con la letra i, Gabriel Vázquez.

Señaló que “Pasó mucho tiempo hasta que pude definir una historia, ciertos personajes, ciertas situaciones, porque había muchas preguntas, ¿qué pasa cuando nos quedamos sin tecnología?, ¿cómo reaccionamos?, ¿nos acomodamos?, ¿nos rebelamos?, ¿nos deprimimos?, ¿nos superamos o nos hundimos?

Así fue adquiriendo forma este libro, hasta que "decidí hacerlo como tal, dedicarme a él, y eso me tomó un año de compromiso. Fue un reto abandonar verbos como: dormir, caminar, pintar, decir, afirmar, describir, respirar, igualar, cocinar, vestir, diseñar, inhalar, imaginar, iniciar, indicar, castigar, premiar, escribir, iniciar, acariciar, filosofar, embriagar, esnifar o terminar

Abandonar adjetivos como: bonito, frío, cálido, inteligente, aburrido, atractivo, artístico, presumido, creativo, gélido, interesante, pretencioso, divertido, cómico, querido, turístico, planificado o ingenioso

No poder nombrar: canciones, películas, artistas, fotografías, pinturas, emociones, sensaciones, pensamientos, poesías, músicos, intelectuales, directores, triatletas, cirqueros, titiriteros, títulos

Confieso que durante muchos años consideré, estúpidamente, a la ciencia ficción como un género menor, junto al terror, porque yo era un lector serio y leía a los poetas malditos y a Maldoror y a Hemingway, claro leía a Allan Poe y a Lovecraft, pero porque eran consagrados y desdeñaba a King y a Bradbury”, indicó el autor.

Reflexionando, también señaló “Les recuerdo que dije estúpidamente, porque en la Universidad, fíjense, ¡cuánto tiempo perdido! en la Universidad descubrí a Bradbury, y leí Fahrenheit 451 y Crónicas marcianas y devoré El árbol de las brujas y Las doradas manzanas del sol. Me sorprendió leer dos mundos que no chocaban, la poesía y la ciencia ficción, porque el manejo del lenguaje de Bradbury me volvió loco.

Después conocí a Philip K. Dick, el creador de lo que se convertiría en Blade Runner, Una mirada a la oscuridad, Destino oculto, Total Recall, Minority Report y El infiltrado, todas ellas películas, o series como la actual El hombre en el castillo, en fin, la ciencia ficción se abrió como un panorama desaprovechado por mí; Clarke, Asimov, Wells, Ballard y muchos más.”

Gabriel Vázquez también apuntó “Con Stephen King me pasó diferente, porque a dos de mis mejores amigos de la prepa les encantaba y se la pasaban recomendándomelo, pero yo los ignoraba, diciendo que King escribía como hacer hamburguesas… Hasta que en la Universidad le di chance al Resplandor y bueno, el maldito King me robó un montón de noches.”

Después de la presentación de Vivir sin i, en el Centro Cultural El Huevo, en La Paz, Baja California Sur, suiguieron comentarios de Gabriela Jiménez, directora del espacio, y participaron leyendo fragmentos las talleristas de narrativa: Diana Mariño, Andrea Gaume y Gabriela Jiménez, compañeras del taller de iniciación a la narrativa que imparte en ese centro el escritor Raúl Cota.

Comentaron que era un libro que mezclaba ciencia ficción y poesía en prosa, que criticaba nuestra dependencia tecnológica, señaló el narrador cozumeleño Gabriel Vázquez.

El libro será presentado este viernes 27, en el XIV Encuentro Literario Lunas de Octubre 2017, en la citada entidad del sur del país.