"¡Construyan el muro!", tuitea Trump tras juicio de mexicano

Un jurado declaró "no culpable" a un indocumentado

Afp
Foto: Ap
La Jornada Maya

Washington, Estados Unidos
Sábado 2 de diciembre, 2017

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, volvió a exhortar el viernes a construir un muro en la frontera con México, furioso por la absolución de un indocumentado mexicano acusado de matar a una joven estadunidense, en un caso emblemático contra la inmigración ilegal.

"Su exoneración es una completa parodia de la justicia. ¡Construyan el muro!", escribió en Twitter el mandatario.

La muerte de Kathryn Steinle en 2015 fue usada una y otra vez por Trump durante la campaña electoral de 2016 para justificar su proyecto de barrera en la frontera sur del país, con el que promete frenar la inmigración ilegal, el crimen y el narcotráfico.

Steinle, una estadunidense de 32 años, rubia y sonriente en las fotos divulgadas por sus familiares, murió tras ser impactada por una bala en la espalda el 15 de julio de 2015 mientras paseaba por la turística zona del puerto de San Francisco.

El mexicano José Inés García Zárate, hoy de 45 años y que al momento del crimen tenía antecedentes penales y había sido deportado cinco veces, admitió haber efectuado el disparo, pero dijo que fue un accidente.

Tras deliberar casi una semana, un jurado declaró el jueves "no culpable" a García de asesinato con arma de fuego. Según pruebas presentadas en la corte, la bala había rebotado en el cemento antes de alcanzar a Steinle.

Finalmente, García solo fue condenado por posesión ilegal de armas, un delito que acarrea una sentencia de 16 meses a tres años de prisión, que ya habría cumplido casi en su totalidad. La sentencia se conocerá más tarde.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) anunció que lo deportará tan pronto salga en libertad, y el viernes emitió una orden para su arresto.

"¡Un veredicto vergonzoso en el caso de Kate Steinle!", tuiteó Trump apenas conocerse la condena. El viernes volvió sobre el tema, cuestionando la "débil" protección de la frontera por su antecesor demócrata Barack Obama y deplorando que en sus reingresos al país García hubiera seguido "cometiendo crímenes y siendo violento" y nada de eso hubiera sido tenido en cuenta en la corte.

"Al jurado no se le dijo que el asesino de Kate había delinquido en siete ocasiones", apuntó e instó a levantar el polémico muro.

Ciudades santuario

El caso de García, a quien Trump llamó en 2015 un "animal que le disparó a una maravillosa, hermosa mujer" –deplorando que México enviara "criminales y narcotraficantes" a Estados Unidos– volvió a poner sobre el tapete el tema de la seguridad pública asociada a la inmigración indocumentada.

En particular, reavivó el debate sobre las ciudades santuario, como San Francisco, que se niegan a cooperar con los funcionarios federales en la identificación de inmigrantes en situación irregular, argumentando que su prioridad es prevenir el crimen, no perseguir a gente sin papeles.

"La decisión de San Francisco de proteger indocumentados criminales llevó a la prevenible y lamentable muerte de Kate Steinle", indicó el fiscal general, Jeff Sessions, conocido por su fuerte discurso antiinmigrante.

"Es inconcebible que los políticos de todo el país continúen poniendo en peligro las vidas de los estadunidenses con políticas de santuario", dijo por su parte el titular del ICE, Tom Homan, al considerar que la política de santuario de San Francisco "es una amenaza flagrante para la seguridad pública y socava el Estado de derecho".