Con gran swing, Boone se ganó un lugar especial con los Yanquis

Su jonrón para eliminar a Boston en 2003, uno de los momentos más memorables en la historia de la franquicia

La Jornada Maya
Foto: Ap

Jueves 7 de diciembre, 2017

Aaron Boone tiene un lugar muy especial en la historia de los Yanquis de Nueva York.

El cuadrangular con el que definió en favor de los Mulos de Manhattan la épica final de la Liga Americana de 2003 ocupa el cuarto lugar entre las diez mejores actuaciones jonroneras de la franquicia, de acuerdo con la publicación Yankees Magazine.

Su dramático obús contra el nudillero Tim Wakefield, de los Medias Rojas, sólo es superado por el bambinazo de Bucky Dent que eliminó a Boston en 1978, el cuadrangular 61 de Roger Maris y el famoso y legendario jonrón que Babe Ruth habría pronosticado instantes antes de conectarlo en la Serie Mundial de 1932 en el Wrigley Field.

Antes de su épico bombazo en 2003, Boone pasaba por un profundo slump y fue mandando a la banca para el decisivo partido. Entró como corredor emergente y poco después se vistió de héroe.

Boone, nacido en La Mesa, California, es el 18o. piloto yanqui en haber jugado para el club y el primero sin experiencia como couch o mánager desde Bill Dickey en 1946.