Oportunidad increíble, podemos ganar en grande, afirma Boone

Presentan al mánager 33 en la historia de los Yanquis de Nueva York

Ap
Foto: cortesía Yanquis de Nueva York
La Jornada Maya

Nueva York
Jueves 7 de diciembre, 2017

Aaron Boone sabe que una de sus primeras tareas como mánager de los Yanquis de Nueva York es convencer a sus jugadores de que es la persona ideal para el cargo.

Boone fue presentado ayer como sucesor de Joe Girardi. Boone no tiene experiencia como timonel o couch, en ningún nivel, y ha trabajado como comentarista de televisión desde la temporada pasada, tras retirarse como jugador en 2009. “Es un respeto que hay que ganarse, y ojalá pueda ganarme ese respeto pronto, y que puedan confiar en mí, que sepan que estoy velando por sus mejores intereses, y que sepan que sé de qué estoy hablando”, señaló. “Eso es algo que hay que ganarse desde los primeros días de la pretemporada y durante la temporada”.

Boone se convirtió en una leyenda de los Yanquis gracias a su jonrón en la entrada 11 que definió la Serie de Campeonato de la Liga Americana de 2003 contra los Medias Rojas de Boston.

“Sin duda que tengo confianza en mis capacidades”, afirmó. “Los peloteros de las Mayores saben diferenciar entre una persona franca y una que no lo es, y creo que van a darse cuenta de eso muy pronto”.

Boone lucirá el número 17 en su uniforme, el mismo que llevó con Cincinnati y Cleveland. El lanzador Masahiro Tanaka tiene la camiseta número 19, que Boone llevaba cuando jugó con los Bombarderos del Bronx. Boone fue un antesalista en las Grandes Ligas desde 1997 hasta 2009 y participó en el Juego de Estrellas en 2003, cuando Nueva York le adquirió de los Rojos a mediados de la campaña.

Boone se lesionó la rodilla izquierda en un juego callejero de baloncesto en enero de 2004 y fue dado de baja por los Yanquis, que dijeron que había violado una prohibición al respecto en su contrato. Fue remplazado en la antesala por Alex Rodríguez.

Los Boone son la primera familia en producir tres generaciones en las Grandes Ligas. Su abuelo, Ray, fue un estelar jugador de cuadro desde 1948 hasta 1960. Su padre, Bob, fue a cuatro Juegos de Estrellas en una carrera que duró desde 1972 hasta 1990 y fue piloto de Cincinnati y Kansas City. Su hermano, Bret, fue un estelar camarero de 1995 a 2005. Aaron Boone será además parte de apenas el tercer dúo padre-hijo en ser mánagers en las Mayores. George y Dick Sisler y Bob y Joel Skinner son los otros.

Cinco días después de que Nueva York perdió con Houston en el séptimo juego de la Serie de Campeonato de la Liga Americana, el gerente general Brian Cashman anunció que no se le ofrecería un nuevo contrato al piloto Girardi luego de 10 temporadas, de conquistar el cetro de la Serie Mundial en 2009 y un récord total de 910-710 en campañas regulares. Cashman dijo más adelante que le preocupaba “la capacidad para comunicarse y conectar con los jugadores” de Girardi.

Sin experiencia

Boone se convierte en apenas el tercer timonel en la Gran Carpa sin experiencia previa de mánager en algún nivel, sumándose a Mike Matheny, de San Luis, y Craig Counsell, de Milwaukee. Pero Matheny se pasó dos temporadas como asistente especial para el desarrollo de jugadores, incluyendo como instructor de receptores en los entrenamientos de primavera, y Counsell fue asistente especial del gerente general de los Cerveceros desde el 2012 hasta el 2015.

“Esta es una increíble oportunidad”, expresó Boone, el piloto 33 en la historia de los Mulos. “Esta es una oportunidad de ganar al nivel más alto, es una organización que está en una gran posición. Definitivamente entiendo lo que viene con este trabajo. Este es un equipo que tiene la oportunidad de ganar y ganar en grande”.

“Es extremadamente inteligente, expresivo, progresivo, con una mente muy abierta, manifestó Cashman. “Posee gran habilidad para comunicarse. Siento que no tiene miedo”.