Investigadores descubrirían quinto cenote en Chichén Itzá

A 20 metros de profundidad debajo de El Castillo se encuentra un cuerpo de agua

Carlos Águila Arreola
Foto: Infoqroo
La Jornada Maya

Chichén Itzá, Yucatán
Lunes 12 de febrero, 2018

El cenote debajo de la pirámide de El Castillo o Kukulcán, en Chichén Itzá, hasta ahora conocido como Yaax-há, que significa “agua verde” en maya, será descubierto entre enero y agosto próximos –temporalidad para la expedición en cuevas inundadas debido al clima–, señaló Guillermo de Anda Alanís, director del proyecto Gran Acuífero Maya (GAM).

En charla con La Jornada maya, tras la presentación del Sistema Sac Actun, localizado al noreste de Tulum, la cueva inundada más grande del mundo con 347 kilómetros, el investigador adelantó la primicia a pregunta expresa.

El único arqueólogo e investigador de México que es explorador de National Geographic Society (NatGeo), dijo que él y el equipo de científicos e investigadores que lo acompañan llevan años trabajando en la preservación del subterráneo.

“Estamos tratando de entender mejor las cuevas, cavernas y cenotes de Chichén Itzá que no sólo han sido poco estudiados, sino entendidos. Una meta muy ambiciosa es encontrar el cenote debajo de la pirámide de El Castillo”.

La pirámide se levanta de forma equidistante entre cuatro cenotes: uno al norte, otro al sur, uno más al este y el cuarto al oeste, afirmó De Anda.

“El hallado ahora sería el quinto, el axis mundi o eje del mundo. El punto donde crecía la ceiba sagrada cuyas raíces llegaban al inframundo, y sus ramas a los cuatro puntos cardinales".

“Ahorita le llamamos cenote Yaax-há, que está en el rumbo, en la dirección Yaax-há, que es la quinta dirección del universo maya. Estamos a la espera de saber si tiene un nombre en algún documento o inscripción”.

Tecnología

El también investigador del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) reveló a este rotativo que se trabaja con un escáner con la alta tecnología lídar (acrónimo del inglés LiDAR: Light Detection and Ranging o Laser Imaging Detection and Ranging), dispositivo para determinar la distancia desde el emisor y un objeto o superficie.

Se trata de la misma técnica con la que recientemente se descubrieron las ruinas de 60 mil estructuras –entre viviendas, palacios, pirámides y canales– bajo el suelo y la espesa selva del norteño departamento de Petén, en Guatemala, que permiten calcular en unos 10 millones el número de personas que las habitaron.

En cuanto a la existencia de un río subterráneo con apertura a la superficie debajo de El Castillo, De Anda Alanís aseguró que hay evidencia geofísica: “El doctor René Chávez Segura, de la UNAM, tiene diagramas y fotografías hechas con resonancia electromagnética que muestran un enorme cenote”.

En agosto de 2015, el geofísico dio a conocer el hallazgo durante una conferencia de medios, “descubrimos un cuerpo de agua de unos 25 por 30 metros, a una profundidad de 20 metros debajo de la pirámide”, y emitió su ya clásica frase: “¡¿Cómo diablos se les ocurrió construir semejante belleza encima de esa cosa?!”.

Guillermo de Anda refirió que los trabajos se iniciaron el año pasado, durante el mes de enero, y que trabajaron todo el año pasado hasta agosto, y reanudaron la temporada al arranque de febrero.

“Es difícil saber cuándo se descubriría. Para hacer la conexión (del Sistema Sac Actun) fueron 14 años de Robbie —el alemán Robert Schmittner, el buzo descubridor del corredor inundado de cuevas inundadas más grandes del mundo— y 30 más de muchos de nosotros y toda la gente que participó.

“Tenemos muchas esperanzas de encontrar el cenote en este año. Somos un grupo de 14 investigadores entre biólogos, geólogos y arqueólogos, pero se unirá más gente. Tenemos contacto y apoyo de las universidades de California en Los Ángeles, la Tecnológica de la Riviera Maya y el Tecnológico de Felipe Carrillo Puerto”, indicó el investigador.