¡Viva la democracia!

Ocupaciones Impropias

Jhonny Brea
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

Martes 12 de junio, 2018

Les juro que ya no hallo mi esquina. Entre el festival de los ts’irices, la chamba cotidiana, las amenazas de Donald Trump y de la gasolinería (que no es lo mismo, pero es igual), ahora el INE se ha puesto bien perro conmigo.

Creo que ya les he contado que tengo la suerte… no sé si buena o mala pero suerte al fin, de haber sido seleccionado para ser funcionario de casilla. Ya tengo mi nombramiento de presidente, y ahora resulta que todo es sin averiguación: el capacitador te achoca en un grupo de wasap, y además de la plática que recibe uno cuando acepta participar hay otra cuanto te llega tu papelito, y ya llevo dos simulacros. Hasta donde recuerdo la cosa era más tranquila.

Para colmo, las encuestadoras no lo sueltan a uno. El otro día tuve que interrumpir el tendido de mi ropa –ustedes saben, las labores propias de mi sexo– porque sonó el teléfono de la casa. Como ese número sólo lo usan los familiares, pues contesté. Para mi sorpresa resultó un encuestador, y en vivo, no de maquinita. Era una persona real que en voz lastimosa me pedía que le contestara. La verdad me compadecí de él y accedí a ser encuestado. Total, era sobre la elección para presidente municipal.

Luego de las de rigor, sobre a qué candidatos conozco. Hasta dijo de un tal Xacur que sólo recuerdo que dijo que si no estuviera en la boleta estaría en un triatlón; nomás por eso dije que no lo conozco, porque chance le estaría yendo mejor en esa competencia. El caso es que el de las preguntas soltó de repente: “¿Con cuál de los cuatro candidatos cree usted que le iría mejor, personalmente?”

Como se podrán imaginar, quedé en shock. Ninguno de ellos se ha acercado a mi casa para proponer llegar a un acuerdo y anunciarlos en mi espacio, ni milito en ningún partido, ni me convocan para cambiar mi credencial por 500 pesos para luego intentar asaltarme; nada más me han enviado desde el número 9992210636 un SMS que pregunta en mayúsculas si volvería a votar por alguien que ya me robó y desfalcó a los meridanos. Por eso, luego de la carcajada, le contesté al encuestador que con el que pague.

Luego pensé para mis adentros que tenía que ver cómo estaban las propuestas, porque a lo mejor sí tienen algo que me beneficie. Digo, no en efectivo, pero sí con alguna comodidad; así que me dispuse a ver el debate entre aspirantes que organizó La Jornada Maya para ayer. Me fui por mi canastilla, unas botanas, y puse un rosario sobre el módem; no fuera que se interrumpiera la transmisión.

Primera sorpresa

Mi primera decepción fue que Jazmín López, Tina Tuyub, no llegó. Lástima, habría dicho algo interesante, pero en una de esas al PRD ya se le gastó el presupuesto y ni para mandar a su candidata en camión tiene. Pero luego el diagnóstico del Chief Fabrizio estuvo muy bueno; nomás tenga los años suficientes de residencia, a jan voto por él.

Y luego, los tres candidatos se lanzaron a hablar de las finanzas municipales, y el de Morena de subir el predial a los predios después del periférico. Sentí frío en la cartera.

Con Víctor Caballero lanzado a describir cómo será el crecimiento de Mérida, hasta sudé frío. Ya me imagino los pleitos con los camioneros para llegar a los fraccionamientos… aunque ya no sé si imaginé o recordé. Luego el zumbido del micrófono empezó a causar estragos en mis oídos… así que vino una cerveza, que llegó en buen momento para el agarrón entre Renán y Víctor sobre los requisitos para construcción y las causas del crecimiento desordenado de la ciudad.

Luego, Fernando Xacur se vio bien con al hablar de los problemas en el Centro Histórico, particularmente el ruido y el ambulantaje. Y Renán, titubeante sobre el mismo tema. Y Caballero también tiene un buen diagnóstico… pero hasta ahí. Luego el mismo Renán diciendo que ama la cultura, se escuchó forzado; sobre todo cuando ya dijo que esa es la causa del ruido en el centro. Y luego, para democratizar la cultura, ninguno dijo nada de qué entienden por actividades culturales. Se quedaron en música, danza y teatro, pero nada de la diversidad que existe. Luego sí hay espectáculos gratuitos a diario, luego es pura jarana y danzones.

Eduardo Lliteras mencionó el tema de escozor: el transporte público, que junto con el crecimiento de la ciudad lo que ha producido es más gasto para los usuarios, pero se soltaron a reclamarse de todo, menos en propuestas… con excepción de Xacur, que puso como mínimo disminuir en 30 por ciento el tiempo de traslado y otro en el gasto, sentado con autoridades y permisionarios. Eso sí sería clave, no necesariamente los “medios alternativos” de vehículos sin gasolina que mencionó Renán. Si no se controla a los transportistas, jamás va a mejorar el servicio.

Y llegó el agua fría

¡Y que Sasil Sánchez Chan les habla en maya! ¡Los tres candidatos coincidieron en la cara de juat! Lo disfruté. Fue un momento en el que hasta los bots se retiraron de la transmisión. Y miren que hablarles de las dificultades que pasa un mayahablante en Mérida fue un cuestionamiento a su capacidad de empatía. Presumir como antepasado a Alfredo Barrera Vázquez no sirve de nada, y luego hablar de políticas transversales y "orgullo por las raíces" tampoco resuelve el presente; mientras que el candidato de Morena hizo un acto de contrición que tampoco hace mucho por la población monolingüe de maya.

Luego, en las cuatro preguntas para contestar sí o no se notó que están acostumbrados a echar rollo: carnaval de Mérida y luego quieren hacer precisiones; luego municipalización del agua potable, y el cierre del Centro Histórico al tráfico. Lástima, lo que pienso de cada pregunta, ninguno lo hiló.

Total, sigo en las mismas: les falta nivel.

[email protected]