Éxito francés en Mundial, por trabajo de desarrollo de jóvenes

Didier Deschamps, el capitán con más éxitos de 'Los Bleus'

La Jornada Maya
Foto: Notimex

Moscú, Rusia
Jueves 19 de julio, 2018

El campeón mundial es un ejemplo a seguir

A principios de la década de los noventa, Francia se convirtió en el primer país europeo en fundar un programa nacional de desarrollo de jóvenes talentos, según el libro World Football Records. Se escogía a los mejores para que asistieran a la academia de Clairefontaine. Después eran enviados a las canteras de los clubes más importantes del país. De este proyecto han surgido muchas estrellas. Campeones del mundo como Didier Deschamps –como jugador y ahora como técnico-, Marcel Desailly y Christian Karembeu comenzaron en el Nantes; Lilian Thuram, Thierry Henry, Manu Petit y David Trezeguet en el Mónaco y Zinedine Zidane y Patrick Vieira en el Cannes. Zidane, el exitoso ex entrenador del Real Madrid, anotó el único gol, contra España en el partido inaugural de enero de 1998 celebrado en el estadio nacional, el Stade de France de St Denis.

Pogba, figura desde categorías menores

El triunfo de Francia en la Copa Mundial Sub-20 2013 en Turquía la convirtió en la primera selección en completar un Grand Slam de títulos internacionales de futbol, ya que antes había ganado el Mundial, la Copa Mundial Sub-17 y el oro en los Juegos Olímpicos, menciona el texto. La estrella de tal espectáculo fue el dinámico centrocampista y capitán Paul Pogba, uno de los artífices del campeonato recientemente conquistado en Rusia, que se llevó el Balón de Oro como mejor jugador del torneo juvenil. Fue uno de los futbolistas galos que anotó en la tanda de penaltis de la victoria por 4-1 sobre Uruguay en la final, tras una prórroga sin goles. Pogba se unió al Manchester United a los 16 años y se fue a la Juventus tres años más tarde, en 2012, para ayudar al club italiano a ganar varios títulos de la Serie A y llegar a la final de la Champions en 2015.

Un selecto grupo

Son cinco las estrellas francesas que tienen toda la colección de medallas internacionales: Mundial, Eurocopa y Copa de Europa. Deschamps, Marcel Desailly, Christian Karembeu, Bixente Lizarazu y Zinedine Zidane jugaron en las selecciones ganadoras en 1998 y 2000. Además, Desailly ganó la Copa de Europa con el Marsella en 1993 y con el Milán al año siguiente. Deschamps la ganó con el Marsella en 1993 y con la Juventus en 1996; Lizarazu con el Bayern Múnich en 2001; Karembeu con el Real Madrid en 1998 y 2000, y Zidane con el Real Madrid en 2000.

El gran capitán de los galos

El portero Hugo Lloris ha llevado el brazalete de capitán en más ocasiones que ningún otro francés. La derrota en la final de la pasada Eurocopa frente a Portugal fue la aparición 58 para Lloris como capitán de los galos, a los que lideró de nuevo en la campaña que terminó con el cetro mundial en Moscú. Tardó bastante en recibir este honor. Después de que Patrice Evra perdiera la capitanía por su papel en el fiasco de 2010, cuando los jugadores se declararon en huelga y Nicolas Anelka fue expulsado por insultar al entrenador Raymond Domenech, el nuevo DT, Laurent Blanc, probó a tres capitanes antes de elegir a Lloris, que se quedó con el puesto de forma permanente antes de la Eurocopa de 2012.

Deschamps, el líder

Su compatriota Eric Cantona le calificó despectivamente de simple “chico del agua” en el centro del campo, pero Didier Deschamps se vengó de su infame crítico al convertirse en el capitán con más éxitos cosechados en la historia del balompié francés, indica World Football Records. Consiguió los trofeos del Mundial 1998 y de la Eurocopa 2000, en ésta remontando los galos dramáticamente para superar a Italia. Llevó el brazalete hasta 55 veces, cifra récord hasta que lo superó Lloris, durante sus 103 apariciones internacionales, antes de retirarse en julio de 2000. El flamente campeón mundial como entrenador se convirtió en el tercer jugador, después del alemán Berti Vogts y el italiano Dino Zoff, en llegar a la Euro como futbolista y seleccionador.

El triunfo de Jacquet

Aimé Jacquet, que condujo a Francia a la victoria del Mundial en 1998, también fue el técnico francés más polémico. Fue criticado por supuestas tácticas defensivas, a pesar de que Francia llegó a la semifinal de la Eurocopa 96 y logró un récord de sólo tres derrotas en cuatro años. Un mes antes de la fase final de 1998, el diario deportivo L’Equipe afirmaba que no era capaz de formar un equipo vencedor. Deschamps también ha sido muy cuestionado como técnico, aún después de coronarse en Rusia.