Se instalará un módulo del Ministerio Público en centro de Mérida

Locatarios del mercado San Benito han denunciado la inseguridad que se vive en las inmediaciones

Juan Manuel Contreras
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Jueves 11 de octubre, 2018

El gremio de locatarios del mercado grande celebró la tarde de ayer al Cristo de las Ampollas, la celebración dio inicio el 14 de septiembre y culminará el 16 de octubre, con la entrada de de la imagen del santo a la catedral de Mérida.

La algarabía se apoderó de los pasillos del San Benito. Cumbia, cerveza y tacos de cochinita fueron ofrecidos a los mercaderes y compradores que transitaban por el bazar, “ahora hasta las seis es que nos da chance la policía municipal”, lamentó uno de los participantes de la celebración.

Un gran número de locatarios se reunió en varios puntos de los dos mercados principales de la capital yucateca; algunos bailaban y otros disfrutaban de los tacos. La policía realizaba rondines constantemente para vigilar que las cosas transcurran con tranquilidad, pues según trascendió, en años anteriores se han presentado riñas y demás consecuencias del consumo de alcohol.

Pese a que se trató de un día de fiesta, las cosas no han cambiado mucho los centros de abastos desde que sus trabajadores han denunciado en reiteradas ocasiones la inseguridad que se vive en las inmediaciones de la zona de mercados. Los robos y otros delitos continúan ocurriendo.

“Así son los mercados” comentó Máximo luego de darle un largo sorbo a su cerveza. Él es un joven carnicero que aprendió el oficio de su padre, y como casi todos en el San Benito, ha sido víctima de los constantes atracos que se suscitan en el mercado.

A Máximo le robaron su celular en un descuido mientras despachaba a una mujer, que según cuenta, jamás se imaginó que fuera capaz de despojarlo, “uno ya no puede confiar en nadie”, comentó, sin embargo, celebra el hecho de que el hurto no haya sido con violencia.

Cortinas forzadas, “soguilleros”, asalto con arma blanca y otras modalidades de robo son comunes en la zona de mercados, en donde además operan establecimientos que comercian con todo tipo de artículos mal habidos, según coincidieron los presentes.

“Es la maldita droga”, añadió doña Irma al acercarse a la charla, con su pequeña en brazos. Ella no ha sido víctima directa de la delincuencia, pero ha atestiguado en innumerables ocasiones las riñas causadas por el consumo de estupefacientes.

Ante esta situación, en días anteriores el titular de la Policía Municipal, Mario Arturo Romero Escalante, informó que a inicios del 2019 se instalará un módulo del Ministerio Público en el centro de Mérida, a fin de facilitar que la población interponga su querella inmediatamente después de ser víctima de un ilícito.

La apertura de una oficina del Ministerio Público abonaría a reforzar la confianza de la ciudadanía en sus autoridades mediante el ejercicio de su derecho a denunciar y pese a desconocer la iniciativa, varios locatarios la celebraron al enterarse.