Realizan marcha de "las sillas vacías" en Argentina

Protestan contra la suspensión de las pensiones para los discapacitados

Stella Calloni
Foto: Xinhua
La Jornada Maya

Buenos Aires, Argentina
Jueves 8 de noviembre, 2018

Mientras la industria se derrumba en casi 12 por ciento en la mayor caída desde hace 16 años, las imágenes de este miércoles aquí quedaron fijadas en la marcha de “las sillas vacías” llevadas por familiares y personal médico alrededor de la Pirámide de la Plaza de Mayo en protesta por la suspensión de las pensiones para los discapacitados, lo que resultó como una parábola de los tiempos oscuros que se viven en Argentina.

Así lo expresaron los manifestantes que representaban a miles de discapacitados que el gobierno de Mauricio Macri privó de la única ayuda que se recibía del Estado, originando una tragedia colectiva que es ignorada por los medios de comunicación masivos, que ocultan y silencian todo lo que moleste al Ejecutivo.

Algunos familiares recordaron las medidas de Adolfo Hitler contra los discapacitados. Participaron también integrantes de las escuelas especiales, de los “centros de día” creados durante el pasado gobierno para que los discapacitados fueran atendidos por profesionales y durmieran en sus casas, también de los centros de rehabilitación y los transportistas.

Luego se entregó una carta y un pedido dirigido al presidente para que dé marcha atrás en su decisión de dar de baja pensiones no contributivas por invalidez y que el Programa Incluir Salud cumpla con la atención integral y medicamentos e insumos. Manifestaciones similares se realizaron en varias capitales de las provincias en todo el país.

Por el mismo lugar pasaron miles de manifestantes de movimientos sociales en una marcha “contra el hambre” en demanda de "la emergencia alimentaria ya" ante la gravísima situación en barrios periféricos y villas miserias (ciudades perdidas) en esta capital y el país y contra los ajustes que dejan miles de despidos cada día y millones de familias sin ninguna protección social, mencionando las similitudes con la crisis de diciembre de 2001, la más grave en la historia del país.

Jubilados y familiares de discapacitados que intentaban entrar al Congreso y que fueron impedidos de llegar al interior escracharon (denuncia pública) a diputados oficialistas que no pudieron reaccionar ante la indignación de los que le increpaban por insensibilidad y sus mentiras.