Tren maya hasta 2020; primero los estudios de impacto ambiental

Gabriel Escalante descartó que la vía férrea dañe zonas arqueológicas

Hubert Carrera Palí
Foto: Rodrigo Díaz Guzmán
La Jornada Maya

San Francisco de Campeche
Lunes 7 de enero, 2019

Por lo menos un año tardarán los estudios de impacto ambiental para trazar la ruta que seguirá el tren maya por el sur de Campeche, con la finalidad de no afectar el entorno ecológico del patrimonio mixto, las dos reservas y las zonas arqueológicas, estableció Gabriel Escalante Castillo, responsable en el estado.

En entrevista exclusiva con La Jornada Maya, quien fuera jefe de asesores del gobernador Alejandro Moreno Cárdenas detalló que a partir del año entrante iniciará la modernización de vías férreas en 180 kilómetros, desde Escárcega a los límites con Quintana Roo, y en las próximas semanas se publicará la licitación para lo construcción del ramal que llegará al puerto de altura y cabotaje de Seybaplaya, el cual pasará a un costado de la autopista Campeche- Xkeulil, en áreas ya impactadas.

Reveló de igual manera que se ha proyectado la construcción de dos terminales del tren en el municipio de Calakmul; una en Conhuas, donde los ejidatarios ya donaron un terreno, y la otra en la cabecera municipal. Descartó también que la vía férrea vaya a impactar alguna zona del llamado tramo Selva, que llega a la zona arqueológica de Calakmul, donde se ubica la zona núcleo, el patrimonio mixto y las reservas de Balan Ku y Balan Ki.

Ni riesgo ni oposición

Al respecto precisó que el tramo de 70 kilómetros para llegar a la zona arqueológica a partir de la comunidad de Conhuas se pretende sea a través de un tren ligero de hidrógeno, el cual no contamina y para lo cual se emplearía el camino que existe actualmente. “Es un tren que no contamina, es muy ligero y se emplea comúnmente en países como Alemania”, precisó Escalante Castillo.

De igual manera negó rotundamente que se ponga en peligro los vestigios mayas, así como la Cueva de los Murciélagos, que se ubica precisamente frente a esta comunidad, y sobre todo la población de jaguar y la fauna en general, ya que al respecto se ha considerado construir pasos elevados y subterráneos, además de que todo este tramo carretero se someterá una amplia modernización.

Igualmente aseguró que las 84 comunidades de este municipio no se oponen a la realización del tren maya, pues ya hubo y siguen teniendo reuniones informativas y de trabajo con los miembros del Consejo Rural Sustentable (CRS), la Comisión Nacional de Áreas Protegidas (Conanp), el Colegio de la Frontera Sur (ECOSUR) y Pronatura, para el análisis de propuestas y estudios encaminados al cuidado y preservación del medio ambiente.

Mencionó que para garantizar la protección de la flora y fauna, sobre todo la repoblación del jaguar, se trabaja muy estrechamente con las instituciones mencionadas, así como con habitantes del lugar y grupos ambientalistas como la Alianza Nacional de Protección del Jaguar.

Añadió que sería hasta 2020, tras concluir todos los estudios de impacto ambiental, que se definirá la ruta por el tramo Selva, respetando totalmente el patrimonio natural y arqueológico.

“Le daremos prioridad este 2019 a la modernización de 180 kilómetros de vías férreas para que el tren maya pueda desplazarse a una velocidad de 160 kilómetros por hora, así como en la licitación del ramal que va a Seybaplaya, pues recordemos que a partir del próximo año comienza el arribo de cruceros”, comentó.

Aunado a lo anterior, precisó Escalante Castillo, el Puerto de Altura y Cabotaje es estratégico para la movilización de productos e insumos que llegan o se comercialicen por la dinámica de la Zona Económica Especial (ZEE).

Escalante Castillo destacó que el tren maya tendrá impacto en el desarrollo urbano de las localidades por donde pasará, por lo que habrá de ser un detonante comercial; por ello se realizará también el reordenamiento territorial de esas áreas para darle certeza jurídica a los propietarios.