Alzas en Chichén Itzá pondrán fin a ambulantaje

Se construirá un paradero para reubicar a vendedores irregulares

Carlos Águila Arreola
Foto: Gerardo Jaso
La Jornada Maya

Cancún, Quintana Roo
Jueves 10 de enero, 2019

El hotelero yucateco José Antonio Chapur Zahoul, presidente del Grupo Palace Resorts, justificó que el incremento del ciento por ciento en el costo del ingreso a Chichén Itzá servirá, entre otras cosas, para desalojar a los ambulantes del sitio arqueológico porque con esos recursos se construirá un paradero adyacente donde serían reinstalados.

En entrevista previa a una conferencia de prensa con Roberto Cintrón Gómez, dirigente de la Asociación de Hoteles de Cancún y Puerto Morelos, el magnate criticó el pronunciamiento del titular de la Asociación Mexicana de Agencias de Viajes capítulo Cancún, Sergio González Rubiera, “el presidente que no tiene agencia”.

Dijo que es más responsable hablar de competitividad que de un boicot cuando se sube el precio de algún producto, como en el caso de Chichén Itzá, aunque puede ser Tulum o cualquiera de los parques temáticos de la Riviera Maya, “y eso es lo que Yucatán tiene que demostrar, por qué el aumento en la tarifa de ingreso al sitio arqueológico”.

Comentó que hace días platicó con el gobernador Mauricio Vila Dosal, quien le dijo que su prioridad es el tema de la seguridad, rubro en el que también se invertiría parte de los ingresos, pese a que Yucatán es considerada la entidad más segura del país, se sigue invirtiendo en cámaras, en inteligencia policiaca.

En ese sentido, Chapur Zahoul refirió que Chichén Itzá está poniendo una tarifa de nivel internacional a un producto del nivel de Machu Picchu (Perú), donde el ingreso cuesta más de 100 dólares, pero con el agregado de que parte de lo que se recaude se invertirá para que la entidad del Mayab continúe siendo la más segura de México.

Agregó que el gobierno del Estado se comprometió con el federal, y en dos semanas estará la secretaria federal de Cultura (Alejandra Frausto Guerrero) en Mérida para establecer una mesa de trabajo junto con el Fonatur (Fondo Nacional de Fomento al Turismo), para el tema de Chichén.

“Qué es lo que se va a hacer: primero, una estación del Tren Maya y un parador para darle a los ambulantes un lugar digno para que puedan vender, pero ya no dentro de la zona arqueológica; es decir, ya se les va a ofrecer algo. O sea, no se puede pedir sacarlos si antes no hay un lugar digno que ofrecerles”, detalló.

Ese trabajo requiere inversión, continuó el hotelero, por el tema de la estación del Tren Maya, del parador y del mercado a donde se trasladarían a los ambulantes, obviamente que tendrían baños y todos los servicios necesarios porque son millones de pasajeros los que van cada año a Chichén Itzá y esa es la justificación que da el gobierno de Yucatán.

José Chapur dijo que cuando se trata de impuestos nadie está contento; sin embargo, en esta ocasión las autoridades yucatecas se comprometen a transparentar el uso y la aplicación de los recursos que se generen con el cobro del ingreso al sitio arqueológico: “No nos oponemos porque no queramos participar, sino porque luego no se sabe a dónde va el dinero”.

No obstante, el patriarca del Grupo Palace Resorts reconoció que sí podría disminuir el número de visitantes a Chichén de concretarse el boicot; sin embargo, “ya el gobierno estatal sabrá qué ofrecer de más para contrarrestar una eventual afectación, y tampoco dejaría fuera de mercado al sitio, más bien, competiría con menos ventajas de las que hasta ahora tiene”.

“Aunque la agencias de viajes no son las que pagan, sólo son intermediarias que de 180 pesos, al 10 por ciento, se quedan con 18; de 400, con 40 pesos. Hablan de que ya vendieron de aquí a noviembre, lo que tampoco es creíble; por el contrario, el gobierno estatal ya ofreció que durante enero se compren todos los boletos de ingreso que se quieran para utilizarlos hasta el 30 de abril, que es el término de la temporada alta”, remarcó.

Inclusive, precisó José Chapur, que las agencias pueden comprarlos hoy a 200 pesos y luego revenderlos hasta en 400, para que puedan ganar.

Ante la presión del sector turístico yucateco, el gobierno optó por diferir la fecha de inicio del cobro de 480 pesos a extranjeros por ingresar a la zona arqueológica de Chichén Itzá, originalmente programa a partir del 1 de enero; la nueva fecha es el viernes 1 de febrero.