Dicen que Dios es el fan número uno de los escarabajos, yo soy el dos: José Loría

El pintor yucateco retornará a Viena, Austria

Paul Antoine Matos
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Jueves 10 de enero, 2019

El pintor yucateco José Luis Loría retornará a Viena, Austria, para presentar una nueva colección sobre escarabajos. Nombrada Colección Carlos Rojas G., la muestra se exhibe en el Instituto Cultural Mexicano, auspiciada por la embajada y Cancillería del país, tras haberse presentado dos obras en octubre pasado, en la exposición El Esclavo Satisfecho.

Loría consideró en entrevista que “la comunidad cultural vienesa hace que busque la perfección en los escarabajos”. La exposición sería inaugurada el próximo 21 de febrero y es curada por Sonia Siblik; surgió como invitación por parte del programa cultural de la Embajada mexicana en Austria, encabezada por Alicia Buenrostro Massieu.

Además de presentar la Colección Carlos Rojas G., con 81 piezas, también se expondrán entre 20 y 30 escarabajos joyas bajo el título Joyas Animadas, que se inspira en Octavio Paz.

La intención de mostrar los escarabajos en Viena es porque la sociedad austríaca tiene la tradición de colecciones naturalistas que llegaron a Europa desde América; un ejemplo son los lepidópteros mexicanos o el arte plumario que se encuentra en el Museo de Historia Natural, incluso el Penacho de Moctezuma en el Museo de Etnología es parte de esa tradición.

El público vienés tiene un interés especial y es sensible a las colecciones naturalistas, declaró Loría. El Barón de Humboldt influyó fuertemente en el tema y además, durante el Maximato, fueron llevados al país especímenes de flora extremadamente apreciada como los platanillos (Canna Índica), la cual alcanzó precios exorbitantes en la corte vienesa y hoy adorna la estatua de María Teresa, afirmó.

“En México hay un menosprecio hacia nuestra riqueza natural”, lamentó el artista. Su primera experiencia con los escarabajos, recordó, ocurrió a los cinco años en el Puerto de Progreso, cuando alguien amarró un hilo de costura a una de las patitas del bicho y observó al coleóptero volar, gordo y con un color verde a su alrededor “como un pequeño avión o un dron”.

“Ese hecho también significó el primer acto inhumano hacia el reino animal. La humanidad ha perdido la sensibilidad y el respeto hacia la naturaleza”, manifestó.

Todos nos volvemos un poco locos cuando creamos algo, declaró, es mi obsesión por descubrir. En mi investigación, la realidad de mis modelos, como los insectos, me llevan a creer que nosotros, los humanos como especie, desapareceremos sin nunca saber por qué, consideró.

“Los efectos de nuestra tecnología actualmente han sido estudiados, porque cada día que pasa más personas nos damos cuenta de que estos son devastadores; si las abejas desaparecen, es el signo del final”, afirmó.

Los únicos seres vivos capaces de resistir la radioactividad son los insectos, las hormigas, las cucarachas y los escarabajos. Estuvieron antes de que nosotros habitáramos este planeta; convivimos con ellos y seguirán después de nosotros, expresó.

Señaló que los insectos y el hombre son dos especies que han aumentado alarmantemente su número de población casi al mismo tiempo, mientras las demás desaparecen. “Al final ganará la batalla quien llegue a la meta, mientras tanto ambas luchamos despiadadamente”, consideró.

Se consumen los recursos naturales del planeta, con la desventaja de nuestro lado porque “hemos envenenado la tierra con millones de toneladas de pesticidas utilizados en nuestra pelea con ellos y, con la misma rapidez, se han adaptado a esos cambios químicos y tecnológicos”, aseguró.

“Se ha dicho que Dios es el fan número uno de los escarabajos, yo soy el número dos”, afirmó. Durante su exposición, Loría también dará una conferencia sobre el escarabajo bombardero (Brachnus crepitans), el cual, cuando es amenazado, dispara a 100 grados centígrados una bomba química.