Rivero, "señor de las finales", ve duelo parejo en pos de tercer título

El torpedero de Liga Mexicana está por disputar su sexta en igual número de temporadas jugadas

Texto y foto: Antonio Bargas Cicero
La Jornada Maya

Mérida, Yucatán
Viernes 11 de enero, 2019

Si alguien conoce a los equipos que se enfrentan a partir de mañana por el título de la Liga Meridana es Alejandro Rivero.

El jugador de cuadro de los Tecolotes en la Liga Mexicana es el “señor de las finales” en el circuito, ya que está por disputar su sexta en igual número de temporadas jugadas y se coronó con los Zorros en 2010 y los Senadores cuatro años después.

“Fue un buen cierre para los dos equipos, ambos tienen mucha oportunidad de levantar el trofeo. Diría que está 50-50”, expresó el ganador del Guante de Oro en la LMB y capitán de Pacabtún. “En estas series cortas lo que más cuenta es pitcheo y defensa”.

En entrevista en La Jornada Maya, el hijo de Géner Rivero, el Príncipe de Temax, dijo que será clave que “el pitcheo nos aguante. Si luego de cinco entradas estamos pegados podemos salir adelante con la ofensiva que tenemos”.

En su sexta final (tres con Senadores y e igual número con Zorros), señaló que deberán atacar al pitcheo temprano y mantendrá a raya a los bates de la Morelos. “Hay confianza y motivación. El equipo se compenetró y tomó fuerza con la llegada de los pítchers (Gracia y Castañeda) y el cátcher (Escárrega). Hicieron su trabajo los locales, Víctor (Mercedes) tuvo una muy buena segunda vuelta. El equipo está por el mismo carril”, comentó.

Rivero, que resaltó la tranquilidad que transmite el mánager César Díaz, fue parte del primer monarca de la Meridana (Zorros, 2010) y jugó en gran época de los Senadores. “La Morelos se distingue por sus nombres, calidad, por ser un club taquillero. Pacabtún, sin tantas estrellas, es más garra, entrega”, apuntó. Llegó un momento en que tanto Senadores como Zorros estaban fuera. Parece que fue hace mucho. Ahora Rivero afirma que nos “esforzaremos al máximo” para dar otro cetro a los Zorros. Así su regreso a un lugar que conoce bien, que es como casa, será más especial.