El temor a la violencia y el secuestro acecha a migrantes en la frontera