Pese al aumento de casos el delito de violencia familiar permanece invisible